La Ansiedad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Lejos de lo que piensa mucha gente, la ansiedad es una respuesta adaptativa. En la antigüedad nuestra especie se enfrentaba a peligros que originaban una reacción de lucha o de huida, estás dos reacciones son respuestas de ansiedad que han cumplido una papel de protección para la continuidad de la especie.

La ansiedad es perniciosa cuando es desmesurada o si aparece sin “haber sido llamada” es entonces cuando es desadaptativa y causa incapacidad, inseguridad, miedo, infinidad de síntomas subjetivos. Muy desagradables son también los síntomas fisiológicos: palpitaciones, sudor, molestias gastrointestinales, mareos, dolores de cabeza, sensación de muerte inminente….
Se puede presentar la ansiedad con diferentes apellidos: TAG: Trastorno de Ansiedad Generalizada.TAS, Trastorno de Ansiedad por Separación….sea cuál sea el apellido de la Ansiedad hay que enfrentarse a ella adquiriendo habilidades de afrontamiento.

* En primer lugar debemos reconocer cuáles son los síntomas de la ansiedad, para que cuando aparezcan podamos luchar contra ellos y, al reconocerlos, pensar que a pesar de que lo parezca, no te vas a morir, son terribles malas jugadas de nuestra mente, de nuestro cuerpo, al saberlo te tranquilizas y puedes afrontarlos.

* Hacer un registro con aquellas situaciones que nos generan ansiedad y hacer una jerarquía de dichas situaciones.

* Identificar los sentimientos que te produce cada una de las sensaciones.

* Una vez hecho esto debemos comenzar a hacer entrenamiento en Relajación, mejor si es guiada por una grabación. Lo ideal sería practicarla dos veces al día. Una vez tenemos práctica en relajación descubrimos que la respuesta de ansiedad es incompatible con la respuesta de relajación y, si el entrenamiento está bien hecho, al primer síntoma podemos hacerle frente con rapidez y evitar su evolución.

* Es conveniente también reconocer que cosas nos decimos, qué pensamos en esa situación y utilizar frases tranquilizadoras:

- “Todo está bien”, “sé que no me va a pasar nada malo”, “es una reacción somática con un tiempo límite de duración”, “voy a respirar tranquilamente unos minutos y pensaré en algo que me agrade”, “estoy empezando a tranquilizarme”….

* Autoevaluarnos diariamente , cómo reaccionamos hoy ante la ansiedad, cómo se superó, en cuánto tiempo, cómo de eficaces fueron las técnicas que utilizamos, y reforzarnos con los logros.

* Es muy efectivo en las sesiones de relajación imaginar la situación de ansiedad y cómo se supera con éxito, imaginando hasta el último detalle, para posteriormente exponerse a las situaciones reales.

* El apoyo social es un pilar fundamental para la desaparición de la ansiedad, la ayuda de la familia, pareja, amigos. Está demostrado que la intervención de la familia aumenta la eficacia de la terapia (Barrett et al.,1.996 ,Barrett, 1.998, Mend Lowitz et al. 1.999, Short et al. 2.001).

Desde esta página enviamos un mensaje de esperanza a todos aquellos que la padecen y nuestra ayuda desinteresada, cómo Optimistas Vitales que somos, intentamos dar respuesta desde esta óptica a los posibles problemas que nos planteéis, “optimum” esta hermosa palabra latina que significa “lo mejor” es nuestra filosofía y en consecuencia buscamos lo mejor para vosotros.

La ansiedad también mengua ante la fortaleza del optimismo, este valor que nos ayuda a enfrentar los avatares de la vida con buen ánimo, parafraseando al Profesor Bernabé Tierno “Ver las cosas con las gafas inteligentes” pero ¡OJO! El Optimismo hay que “vivirlo”, piensa que es muy fácil ser optimista cuando la vida nos es favorable, el optimismo es un modo de vida, el fondo de armario de nuestra personalidad, es una actitud, y se ve cuando las cosas no van demasiado bien, cuando nos golpea la vida. Por ello, ante la ansiedad una actitud optimista es una actitud de lucha, de esfuerzo, para no dejar de hacer la relajación, los registros, los ejercicios y todas aquellas habilidades necesarias para combatirla.

Un Optimista Vital va creando y confiando en sus recién adquiridas capacidades, sabiendo que poquito a poco irá saliendo de ese desagradable estado de ansiedad y, como regalo por el esfuerzo, maravillosamente fortalecido.