La comunicación optimista antídoto contra la crisis

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Comunicación en tiempos de crisisLa comunicación se convierte en un arma poderosa en tiempos de crisis como el que vivimos. Tus gestos y tus palabras, tu entusiasmo y optimismo son armas que puedes utilizar para salir de la situación.

En chino, la palabra crisis está formada por dos caracteres; uno significa peligro y el otro oportunidad. Aunque te resulte inverosímil, estás en el momento óptimo para que te conviertas en la persona que sueñas ser. ¡Es tiempo de reinventarse! El ser humano es capaz de dar lo mejor de sí mismo cuando está entre la espada y la pared. El "todo va bien" es el caldo de cultivo ideal para la falta de eficacia: nos relajamos e incluso nos dormimos al timón de nuestra vida. Sólo en la adversidad, navegando en mitad de la tempestad, al borde del abismo o ante los reveses que nos depara la existencia somos capaces de mantener el rumbo y desplegar nuestras poderosas alas para planear majestuosamente. Por tanto, tienes que ser consciente de que puedes y debes elegir tu reacción. La situación que atravesamos es la que es y quejarnos no va a hacer que cambie. Enfrentarte a la realidad, aceptar los hechos y controlar tu actitud hacia ellos te dará el valor necesario para buscar el lado positivo en cada circunstancia, por amarga que sea.

Es un hecho cierto que entre dos personas, con idéntica formación académica, elegimos siempre a la que mejor se expresa. Tu comunicación, ahora más que nunca, es vital tanto a nivel profesional como personal. Tu estado de ánimo bulle en tu interior y se refleja a través de tus gestos y tus palabras. Mantén, ahora más que nunca, una actitud positiva. Sonríe, saca pecho y eleva el mentón. Vive con energía desbordante, entusiasmo y optimismo ilimitado. Nadie puede sentirse gris cuando canta, camina con pasos decididos o tiene la certeza de que todo irá bien. Quienes te rodean te devolverán tu propia imagen reflejada en ellos. Prepárate para un gran día, establece contacto visual (no desvíes la mirada al suelo), piensa que te tienes a ti mismo aunque todo lo que te rodea se derrumbe. Pon el corazón en lo que dices, expresa tus anhelos con pasión. Monta guardia para que no entre en ti ni un solo pensamiento negativo. Vive la vida que has imaginado en vez de aceptar la que llevas; habla como si el fracaso fuera imposible y no te quedes a merced de las mareas. Tengo la certeza absoluta de que es momento de dar lo mejor de ti mismo, de poner el corazón en lo que decidas hacer y alcanzar lo más alto. En momentos de crisis, la gente normal es capaz de hacer cosas extraordinarias.

Conoce a Maty G. Tchey, ella es una de nuestras Expertas Amigas