Decálogo de la voluntad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

“La vida de cada hombre es el fruto de su voluntad” (I: Jurgensen) 
Para desarrollar la voluntad hay que adquirir el “hábito de querer”, con el esfuerzo y ejercicios sistemáticos. A esto  llamamos “voluntad constituyente” (que se está formando). La verdadera voluntad, “voluntad constituida”, viene después y se distingue porque ya no necesitamos esfuerzo, porque lo que hacemos nos resulta gratificante y agradable y lo hacemos de forma automática y espontánea: Lleva a tu vida los puntos de este decálogo y algún día tú serás la misma voluntad.

1.- Formula tus propósitos de forma positiva, firme y rotunda y no emplees expresiones dudosas como: “lo intentaré, “haré lo posible”, “trataré”. Di simplemente: “Lo hago ahora”, sin más dilaciones, porque así lo decido, porque me conviene, aunque me cueste. Acumula todas las razones a favor del logro de tu objetivo y refléjalo por escrito, ¡ahora!


2.- Fíjate objetivos que puedas medir, evaluar y controlar. Lleva un registro de los logros obtenidos (auto observación) y que alguna persona de confianza ante la que te has comprometido de forma pública y notoria te evalúe (hetero observación).


3.- No demores demasiado los pequeños éxitos y para ello, haz que lo que te propongas sea algo posible, que te motive y gratifique a corto plazo. Así, reforzado por el entusiasmo de frecuentes victorias, tu voluntad y tenacidad inteligente serán cada vez más consistentes; pero no hagas excepción alguna, basta que los nuevos hábitos se arraiguen con firmeza. 


4.- Márcate un límite máximo y razonable de tiempo; contrólate con la frecuencia necesaria y detalla a qué ritmo y con qué eficacia te acercas al objetivo que persigues. Aprovecha cualquier oportunidad para llevar a la práctica las resoluciones y estrategias pensadas y orientadas en el sentido de arraigar más el hábito y la actitud positiva consciente que pretendes establecer. 


5.- Sé consciente de que “todas las esperanzas están en ti” y que tú eres el único responsable de que lo que pretendes y proyectas se convierta en realidad. No “eches balones fuera”, ni culpes a nadie. Aunque debes contar con los demás y los mejores; aprende a depender por completo de ti mismo y no hagas concesión ni excepción alguna hasta lograr la “voluntad constituida” y tú ya seas la misma voluntad. 


6) Sé previsor, sensato, reflexivo y práctico. Utiliza siempre el sentido común. Vuelve a tus experiencias del pasado y averigua, cómo, cuándo y porqué se vinieron abajo tus propósitos. ¿Cómo acostumbras a engañarte a ti mismo? ¿Cómo te conviertes en parte del problema en lugar de en parte de la solución?.... Aprende de tus errores. 


7.- Los ejemplos y los referentes poderosos invitan a la imitación positiva. Contágiate y ayúdate con  modelos vivos de personas de fuerte e inquebrantable voluntad. Busca en tu entorno a alguien que pueda arrastrarte, a ser más tenaz, responsable, eficaz y decidido e intenta superarte desde tu humilde deseo de mejorar en todo. 


8.- Haz algo por el simple hecho de que  no te gusta y no prefieres hacerlo, pero que sea muy provechoso para ti. Con este ejercicio de “hacer lo que temes”, cuando te ponga a prueba una tremenda dificultad o una circunstancia adversa, estarás bien entrenado y adiestrado para pasar a la acción, por grandes que parezcan los obstáculos y por insuperable que se presente la adversidad. Recuerda que “todo hombre es lo que es su voluntad”.


9.- Resume en una frase breve, clara y expresiva el compromiso adquirido. Escríbelo en una cartulina que colocarás en un sitio bien visible, para mantenerlo siempre vivo en tu memoria: El secreto de todo está en el poder de mi voluntad… para poder sólo necesito ¡¡querer!!


10.- Prémiate, felicítate y proporciónate pequeñas e inmediatas recompensas para trabajos y esfuerzos de realización y voluntad tenaz, pronta y eficaz. Premia con recompensar mayores a los objetivos más costosos e importantes, a medio y largo plazo y que han precisado grandes sacrificios y voluntad inquebrantable y duradera.
 
El mayor premio te lo proporcionará la sensación de confianza en ti mismo y de fortaleza interior que produce la experiencia de que tú ya eres la voluntad misma y que, como decía Emerson: “La propia educación de la voluntad se convierte en meta de la propia existencia”
Con todo mi afecto
Bernabé tierno Jiménez

Próximos Eventos

Contacto

¿Cómo ponerse en contacto con Bernabé para consulta privada y conferencias?
Si quieres pedir cita para su consulta privada debes hacerlo a través de:
Teléfono: 91 324 97 97
Fax: 91 320 79 19