16.    Todo lo que consideres un grave problema y no lo conviertas en oportunidad para crecer, tu propia valoración peyorativa te llevará a sentirte incapaz e impotente para superarlo.

17.    El poder de elegir, cambiar, soñar y crecer es sólo tuyo. Como dueño absoluto de tu presente, de tu futuro y de tu vida.

18.    Ser feliz es simplificar, arrojar lastre, establecer prioridades y no caer de nuevo en las bobadas, imprudencias, sandeces y primariedades de siempre. El que es feliz sabe protegerse y endulzar su vida.

19.    Ni el más necio entre los necios tira piedras a su propio tejado. Nos descuides ni maltrates aquello de lo que vives. Cuida de ti y a los tuyos con amor y esmero. Haz que el bien te siga de cerca.

20.    No hagas promesas que no quieres o no puedes cumplir y te evitarás muchos disgustos. Promesa no cumplida, es nuevo problema que te creas…

21.    Te quiere la persona que amas y te lo demuestra de palabra y obra y además tienes salud y un trabajo que te satisface y te permite vivir, eres un privilegiado y quejarte sería un delito.

22.    Cuando estés en tinieblas, aprende a esperar y recuerda que tras la noche viene el día. En las noches más tenebrosas de tu vida, piensa que el sol radiante que te proporcionará paz y energía, no tardará en aparecer…

23.    El fuerte es más fuerte si aprende a suavizar sus formas y modales. Buen carácter, sonrisa y alegría en la expresión de tu rostro, son tónicos universales que siempre funcionan… “Suaviter in modo, fortiter in re”, nos recuerda Claudio Acquaviva.

24.    Apreciar, valorar y cuidar lo que se tiene; contentarse con poco y de lo cotidiano y sencillo es prueba evidente de sabiduría.

25.    Quien es verdaderamente fuerte y tiene seguridad en sí mismo, jamás vocifera, amenaza o busca pelea, porque la verdadera fortaleza, cordura, sabiduría e inteligencia, siempre se nutren del equilibrio y del autocontrol.

26.    Eres lo que piensas, sientes y haces. Tus obras, más que nada, hablan de ti, lo mismo que tus actitudes, tus palabras y tus reacciones.

27.    Un final nunca es definitivo. Siempre es la antesala de una nueva oportunidad, de un nuevo amanecer y de un nuevo día lleno de posibilidades y oportunidades.

28.    Jamás olvides que no existe problema por difícil que sea, que no encierre en sí mismo su propia solución. Los imposibles son barreras que te creas tú.

29.    “Apresúrate despacio” (festina lente), decía Suetonio recordándonos que las prisas, casi nunca son buenas y es preferible obrar siempre de forma sosegada y reflexiva.

30.    En la convivencia y en las relaciones humanas en general, no hay palabra, gesto, mirada, acción u omisión que no cuente, que no sume o reste.

Próximos Eventos

Contacto

¿Cómo ponerse en contacto con Bernabé para consulta privada y conferencias?
Si quieres pedir cita para su consulta privada debes hacerlo a través de:
Teléfono: 91 324 97 97
Fax: 91 320 79 19