46.    Cualquiera puede enseñarte si de verdad estás dispuesto a aprender. Convivir e interactuar con los otros nos lleva a conocernos mejor y ver cómo sentimos, pensamos y reaccionamos.

47.    Aprende a ser cada día más tú mismo y evita auto engañarte. Ser como realmente eres, sin engaños ni máscaras te proporcionará gran bienestar psicofísico y emocional.

48.    ¿Eres quien de verdad quieres ser? Define los valores y actitudes con los que pretendes orientar y construir tu vida; pero antes, haz el silencio en tu interior y quédate a solas contigo mismo y en paz interior. Sé tu propio “campamento base”.

49.    Lucha por aquello que de verde quieres, deseas y sabes que es bueno para ti. Todos tenemos una vocación, una pasión, algo que verdaderamente nos motiva… ¡¡Descúbrelo!!

50.    Procura descubrir cuál es tu ser auténtico, sin trampa ni cartón. Averigua qué es lo que los demás ven en ti, lo que dicen de ti y también, lo que ves y dices de ti mismo y lo que realmente tú eres.

51.    Aceptarte, amarte, perdonarte y espolearte a ti mismo es crecer más como persona. Trata de verte desde los ojos de quienes mejor te conocen y te quieren.

52.    Actúa de forma consciente y serena y al mismo tiempo, con entusiasmo y pasión y para hacer el bien y el universo todo se pondrá de tu parte.

53.    Educa a tu hijo para la felicidad y para hacer el bien o no lo educarás.  Educa su voluntad y creará hábitos positivos y auto disciplina, pero sobre todo, enséñale a llenar su vida de alegría y buenas compañías y que sea amado sin condiciones.

54.    Si, contrariamente a lo que apuntábamos en la reflexión anterior, uno niño crece en un ambiente de violencia, desamor y tristeza, despojado de la risa, de la seguridad y de la alegría de vivir; se convertirá en un lastre para sí mismo y para la sociedad, salvo que alguien repare a tiempo tantos daños y carencias.

55.    Como inteligente arquitecto de tu propio destino, no permitas que emociones tan destructivas como: la envidia, el odio, la ira o el deseo de venganza, malogren ni siquiera un minuto de tu existencia; potencia las emociones saludables.

56.    El billón de células de que se compone tu máquina cerebral, se modifica a cada instante por tu propia actitud mental positiva o negativa. Por simple sentido común, elige de forma voluntaria una actitud positiva consciente.

57.    Cuida las formas y endulza tus palabras y jamás olvides, por tu bien, que tus modales, tu educación, el trato afable y respetuoso y hasta el tono de tu voz hablan de ti.

58.    ¿Por qué hay personas que no tienen amigos, se labran su soledad y aislamiento y son desgraciadas? Porque jamás aprendieron a ser amables y son como un gruñón puercoespín que más que hablar, gruñen…, y así les va…

59.    El dominio de ti mismo va unido al autocontrol y dominio de tus palabras, gestos y actitudes. En el lado opuesto está la actitud lastimosa y patética de los insultos, las descalificaciones y las formas groseras, en las que jamás debes caer.

60.    Potencia tu sistema inmunológico y tus defensas físicas y psicológicas, enganchándote a la  alegría, la salud y ¡¡la vida!!. Hablar de enfermedades, penas, desgracias y miserias, en alguna medida es atraerlas hacia nosotros. De lo que uno piensa, habla y siente, acaba por contagiarse.

Próximos Eventos

Contacto

¿Cómo ponerse en contacto con Bernabé para consulta privada y conferencias?
Si quieres pedir cita para su consulta privada debes hacerlo a través de:
Teléfono: 91 324 97 97
Fax: 91 320 79 19