61.    ¡¡No dejes de sonreír!! Por grave que sea la  situación que estás viviendo. Reír es vivir más y mejor. Esbozar voluntariamente una sonrisa, es el primero y más sencillo antidepresivo al alcance de cualquiera.

62.    La serenidad, la fortaleza de espíritu, la bondad y la amabilidad son los cuatro pilares fundamentales sobre los que se asienta la sabiduría. He observado que a mayor sabiduría, mayor sencillez y amabilidad sentida de forma consciente y natural.

63.    Disfrutar en compañía es vivir y disfrutar dos veces. Por eso, siempre que puedas, comparte tus alegrías, tus éxitos, tus cosas y tu tiempo con otras personas felices y disfrutadoras como tú, en especial con tus seres más queridos.

64.    A los que amas, “doble ración” en todo. Es lamentable ver a personas que extreman la delicadez, el detalle y la generosidad con cualquier extraño, mientras ignoran a sus seres queridos o les mantienen al margen de cuidados y muestras de afecto.

65.     La verdadera fuerza y fortaleza es natural y sencilla y no se exhibe. Si eres fuerte de verdad, sé también muy humano y muestra tus carencias y debilidades. Jaime Balmes siempre mantuvo que “quien es verdaderamente grande es sencillo”.

66.    Contagia a los demás tus virtudes y déjate contagiar de las virtudes de los demás. Podemos aprender de cualquiera, pues no hay ser humano sin alguna cualidad extraordinaria, sin alguna virtud… ¡¡descúbrela!! Y reconócela.

67.    Cualquier objetivo que alcances no debe ser más que una meta, un trampolín para otros logros nuevos. La vida no está hecha para vivirla con metas finales y definitivas sino con objetivo intermedios, aunque nos los propongamos como definitivos.

68.    Cada día encierra en sí muchos motivos para sentirte feliz; Descúbrelos por ti mismo y ¡¡vívelo!! Que nadie te despoje de tu capacidad de “leer la vida” de forma positiva. Hoy es tu día feliz si así lo decides.

69.    Si eres verdaderamente inteligente, siempre tenderás tu mano al vencido  y derrotado y no saborearás solo la tarta de la victoria. Compartirás con ese hermano al que has vencido un buen trozo dela tarta de tu éxito. Por eso, desde hace años, preside mi despacho una buena copia del cuadro de Las Lanzas de Velázquez.

70.    Si aspiras a la verdadera inmortalidad, a la gloria, deja la huella externa de una grata memoria en la mente y el corazón de tus semejantes a los que hiciste un gran bien. Somos tan buenos como las nobles y buenas obras que vamos dejando a nuestro paso por la vida. Esa es la verdadera inmortalidad.

71.    La trilogía del sabio es tan simple como: vivir, amar y tener proyectos que le motiven y den sentido a su existencia. Además, todo lo que preocupa y hace desgraciados al resto de los mortales, para el sabio no son más que minucias o nuevas oportunidades para crecer.

72.    La verdadera inteligencia para la vida, precisa un ingrediente, un componente fundamental que es el optimismo impregnado de entusiasmo desbordante. No queda otro camino, porque el pesimismo y derrotismo sólo conducen a la infelicidad y al fracaso.

73.    Hoy, no te olvides de amar, de sentirte amado y de cuidar el amor recibido como un verdadero tesoro. Puedes tenerlo todo, pero si no amas con locura y te sientes amado con locura, todavía no has vivido y eres pobre, aunque tengas todo lo demás.

74.    Si a estas alturas de tu vida nada ni nadie puede romper tu armonía y paz interior, ni borrar la sonrisa de tu rostro, ni de tu alma, la alegría de vivir, entonces ¡¡felicítate!! Porque, sin duda, es notable tu crecimiento interior.

75.    Recuerda que sólo el amor verdadero es el que se queda contigo para siempre. Nada tiene que ver con otros tipos de “amor”: efímero, volcánico, de ocasión, aprovechado y oportunista,….

Próximos Eventos

Contacto

¿Cómo ponerse en contacto con Bernabé para consulta privada y conferencias?
Si quieres pedir cita para su consulta privada debes hacerlo a través de:
Teléfono: 91 324 97 97
Fax: 91 320 79 19