76.    ¡Por favor, alegra tu cara! Que es el espejo del alma y un rostro triste lo está porque el alma también está triste y la causa de que hasta las personas más cercanas se aparten de tu lado, está en que todos huyen de la tristeza como de la lepra.

77.    Que tus limitaciones no te limiten y no seas tú quien te limites con tu propia actitud. Pero encuentra alternativas, no te quedes bloqueado y parado. Jesús de Nazaret dijo: “Nadie puede añadir un palmo a su estatura” y es verdad y yo añado, pero puede utilizar una escalera…

78.    Sin duda, podrás y sabrás superarte, desde un profundo conocimiento de ti mismo y la aceptación de lo que eres. Optimismo vital, sí, pero también realista, con los pies en el suelo, no en el techo.

79.    Si eres padre – madre y pretendes sembrar en la mente y en el corazón de tu hijo el optimismo, la fortaleza y la auto confianza necesaria para que se sienta valioso y capaz, proporcionarle un amor incondicional y una valoración positiva, sin olvidarte de hacerle cumplir las necesarias normas y obligaciones.

80.    No hay verdadera  libertad interior sin disciplina y hábitos positivos. No pocos jóvenes, cuando llegan las dificultades, se cansan y huyen de lo que suponga esfuerzo importante, por falta de disciplina desde los primeros años. Por esta causa, casi nunca maduran mental y emocionalmente al no haber aprendido a utilizar su libertad y hacerse cargo de sí mismos.

81.    Sin unos referentes atractivos, poderosos y motivadores, es difícil educar bien a un ser humano. Nos faltan ejemplos claros y directos de superación personal, bondad, esfuerzo, buen carácter, voluntad tenaz, etc., y tenemos bastantes que pueden servir de ejemplo, como Rafa Nadal, Fernando Alonso y en otros campos, Irene Villa y tantos otros.

82.    Somos animales sociales y nos hacemos más humanos y mejores si aprendemos a salir de nosotros mismos nos encontramos felizmente con nuestros semejantes. La soledad absoluta enferma y empobrece. La comunicación positiva y tonificante, siempre nos realiza, humaniza, construye y proporciona felicidad y bienestar integral.

83.    Abundan las personas faltas de modales, de tacto y de generosidad, como también abundan las personas educadas, detallistas, amables y generosas. Seamos inteligentes y prácticos, frecuentando la compañía de quienes nos pueden enriquecer y hacernos un gran bien.

84.    Que nadie te robe la ilusión y la esperanza de seguir creyendo en ti, en los demás y en la vida. Sigue siendo un soñador despierto, tan optimista como realista y práctico.

85.    La sencillez es y será siempre la marca de clase de lo auténtico. La verdadera grandeza jamás se despoja de la humildad y de la sencillez y así, siempre camina por la senda de la sabiduría. Todos los grandes hombres y mujeres verdaderamente saludables y excepcionales, con los que me he topado en mi vida., tenían en común la grandeza de la cercanía, el carácter afable y la sencillez.

86.    Se es buena persona, en parte por herencia y por la educación recibida, pero sobre todo, se es bueno por voluntad, por actitud consciente y positiva, por elección y deseo de hacer el bien.

87.    En lugar de pensar en lo que no puedes hacer, o no tienes, disfruta de lo que tienes y de lo que eres capaz de conseguir con tu esfuerzo. Los discapacitados más positivos que conozco, me han confesado que el mayor obstáculo que deben superar no es la discapacidad o enfermedad que padecen, sino la tentación de limitarse debido a ella.

88.    Pensar, meditar, reflexionar, memorizar, adquirir nuevos conocimientos en general, nos ayuda a crear millones de conexiones entre las neuronas, lo cual contribuye a alargar la vida y hacérnosla más gratificante y llevadera, ser más felices y vivir mejor.

89.    Aprende que el sufrimiento sólo es obra de tu mente. Ahora, cuando a mí me toca vivir una realidad dolorosa la acepto y vivo como tal y así me evito el sufrimiento, es decir vivir como un drama todo aquello que pueda causarme dolor. Bien decía Marco Aurelio que “a nadie le acontece cosa alguna que no sea capaz de soportar”.

90.    Deja que la propia realidad obre por sí  misma mientras tomas conciencia de lo que pasa dentro y fuera de ti.  Observa como mero espectador que no emite juicio y obrar así te ayudará a serenarte y equilibrarte y no interpretar los acontecimientos, desde tus miedos, prejuicios y carencias.

Próximos Eventos

Contacto

¿Cómo ponerse en contacto con Bernabé para consulta privada y conferencias?
Si quieres pedir cita para su consulta privada debes hacerlo a través de:
Teléfono: 91 324 97 97
Fax: 91 320 79 19