136.    No confundas al verdadero amor con el apego a esa persona en concreto. El verdadero amor es libre, desinteresado e incondicional y disfruta del amado/a, del amigo, tanto en su presencia como cuando no está. El amor auténtico  nos proporciona seguridad, paz, confianza y alegría, mientras que el apego es enfermizo, suspicaz, no le deja espacio al otro y degenera en inseguridad y sufrimiento. Existe el “ultramor”, que sólo desea la felicidad de la persona amada, esté donde esté y siempre.

137.    Aprende a ser paciente y comprensivo con los demás y que tus palabras sean de paz, calmantes e impecables. Si además, no te tomas nada personalmente, nadie podrá ofenderte y serás invencible. Si estás enojado, serénate. Recupera tu calma y equilibrio interior. Mírate a ti mismo a punto de estallar y no permitas que el primate que vive en ti tome el mando. Nadie es responsable de tu mal carácter, tus neuras o tu estrés. Todavía estás a tiempo de no meterte en más problemas. Sólo de ti depende elegir una actitud madura e inteligente o seguir destrozando tu vida.

138.    ¿Qué hacer cuando ya vas a la deriva, la situación te domina y ya estás inmerso en la fase del descontrol y de la cólera?  Observas que tus pensamientos son derrotistas, los accesos del mal humor y el descontrol verbal te dominan y has perdido la necesaria lucidez… ¿Qué hacer? ¡Para en seco! no hables ni digas nada, aférrate al silencio y busca un  lugar donde estés solo y apartado de todo. No hagas nada ni tomes ninguna decisión. El silencio y la desconexión de todo te llevarán de nuevo a la lucidez y a la cordura.

139.    No hay fracaso, error y fallo, ni tampoco miseria humana de las que no podamos sacar una sabia lección.  Los fracasos bien analizados, son garantía de posteriores éxitos. En cada fallo y fracaso, como en cada adversidad, se encierra una oportunidad. Bien decía Goethe que “quienes ven en cada desilusión un motivo para mayores conquistas, poseen el justo punto de vista para con la vida”.

140.    No caigas en la fácil debilidad e inconsciencia de echar balones fuera, como los irresponsables y comodones que nunca tienen culpa de nada y pagan su necedad bien cara, porque nunca aprenden. Son tus ideas, tus actitudes, tus decisiones y formas de obrar y tratar a la gente lo que debes poner en cuestión. De tus actos, de tu vida, de tus éxitos, el responsable eres tú, pero también de tus fracasos y no los cargues sobre las espaldas de nadie.

141.    Confronta tus ideas con la realidad y a la luz de esa realidad, cambia los pensamientos y sentimientos que no sean razonables. Obrando así harás una lectura más positiva de los hechos. Veámoslo en un caso real. Dos mujeres casadas hacen voluntariado social, cuidando enfermos de Alzheimer. Esta misma realidad produce reacciones completamente distintos en los respectivos esposos de estas dos mujeres. Uno de los esposos, lo lleva fatal y se enfrenta a su esposa diciéndole que se dedique solo a su propio hogar, marido e hijos y se siente fatal. El otro esposo, por el contrario, se siente orgulloso de que su mujer sea tan generosa y dedique un tiempo a estos enfermos. Este hombre sí ha sabido confrontar sus pensamientos y sentimientos de forma razonable.

142.    ¿Qué hacer cuando el hecho es causante directo de tus problemas? Hay hechos o circunstancias que se pueden cambiar y otros no. Si padeces acoso en el trabajo, las circunstancias no dependen de ti, pero puedes denunciar ese acoso o buscar trabajo en otro sitio. Pero hay hechos, como una grave enfermedad, que no es posible cambiarlos y lo más aconsejable es aplicar la “trilogía” del crecimiento personal:
a) Aceptar con serenidad y paz la realidad que no podemos cambiar.
b) Pero sí podemos adaptarnos a esa realidad y vivirla como oportunidad para superarnos, adoptando una actitud positiva que servirá para que la curación de esa enfermedad sea más rápida. Se dice que la actitud del enfermo puede influir hasta un 30%.
 c) La renovación, salir fortalecido del hecho problemático. Lo que importa es afrontar el problema.

143.    Sé inteligente y práctico y date el gustazo de pararte y disfrutar plenamente de lo que estás haciendo ahora mismo. Segundo que pierdes en quejas, lamentos y preocupaciones, segundo que pierdes y estupidez que cometes. El momento ideal de tu vida no está por venir, es ¡¡ahora mismo!!, lo que tienes en tus manos, lo único real ¡¡¡VÍVELO!!!

144.    Llena todo tu ser de gozo por vivir, de abundantes provisiones de paz, de amor a la vida, de ilusiones y de acciones gratificantes para ti mismo y para los demás. Acostúmbrate a mantener durante las 24 horas del día una mágica actitud conscientemente positiva.

145.    No pierdas la posible felicidad y gozo por vivir de hoy, por las desdichas de ayer; no consientas que el recuerdo de infortunios, desgracias, errores y miserias de un pasado infeliz, te arrebate la alegría de vivir y de disfrutar el bienestar que te depare el día…

146.    Como la abeja extrae la miel de toda clase de flores y de plantas; así también tú debes desvelar el gran secreto de la vida que no es otro que procurarse a sí mismo cada día el mayor grado posible de gozo, disfrute y felicidad en tu propio hogar, con los tuyos, en el trabajo, en la monotonía saludable de lo cotidiano y hasta en las contrariedades, problemas y dificultades, de las que siempre sabe hacer la lectura más positiva.

147.    Sonríe, sé afectuoso, acogedor y cercano, sonríe, abraza incluso sin especiales motivos y podrás observar cómo cambia la actitud de las personas con las que te relaciones y sus rostros serán revitalizados por la magia de tus sonrisas y la fuerza terapéutica de tus abrazos. Cuando nos abrazamos, besamos o mostramos acogedoras y se mezclan nuestras risas, intercambiamos nuestros campos de energía como lo hacen los campos magnéticos y que se traduce en mejoría física, bioquímica; hormonal y energética, mejorando el estado general de quienes se abrazan, ríen o besan.

148.    Toda pequeña victoria, logro o éxito, capacita y prepara para quien pretenda enfrentarse a objetivos mucho mayores, si sabe proceder con calma y de forma programada, por etapas. Hay que proceder de forma gradual, sin desanimarse por los errores y fallos, que son normales, sobre todo en los comienzos. Ya es suficiente el conseguir pequeñas victorias. Por buen camino es sin prisa…, pero sin pausa.

149.    Determina qué es para ti lo esencial y fundamental en tu vida. Vivir es lo primero y en segundo lugar, la salud, la familia, el amor, tu profesión, realizar tus sueños, darte a los demás, defender una causa, orientar tu propia vida, etc. Establece tus prioridades, con calma, sosiego y sinceridad…

150.    De pequeñas derrotas sabemos sabremos llegar a grandes victorias y no desalentarnos jamás, entendiendo que las pequeñas derrotas y fracasos se puede considerar como algo que necesitamos aprender y por lo que hay que pasar. En todo fracaso y adversidad se esconde una oportunidad nueva en el camino hacia las grandes victorias que llegarán, pero a su tiempo, si seguimos revestidos de fortaleza interior y tenacidad inteligente y no nos desalentamos.

Próximos Eventos

Contacto

¿Cómo ponerse en contacto con Bernabé para consulta privada y conferencias?
Si quieres pedir cita para su consulta privada debes hacerlo a través de:
Teléfono: 91 324 97 97
Fax: 91 320 79 19