61.- La mansedumbre es el imperio de la paz sobre el ánimo sereno del que ha logrado dominarse a sí mismo; la actitud existencial del hombre apacible, que nunca pierde la calma, porque no permite que el tumulto de los acontecimientos obnubile su corazón.

62.- La experiencia de darse a los otros produce en todo ser humano una indescriptible sensación de paz, equilibrio interior y alegría, sean cuales fueran las circunstancias.

63.- Toda acción de la voluntad es una actuación orientada, pues por la voluntad se hace consciente la finalidad de una acción. El tener conciencia de la finalidad y previsión del resultado es lo que distingue a la acción volitiva de la instintiva. Todas las acciones específicamente humanas son volitivas, conscientes, orientadas a unos fines.

64.- La decisión-ejecución de un acto depende de la acogida que dispensamos a la idea.

65.- La educación de la voluntad es la estrategia más valiosa para autorrealizarse.

66.- La primera ayuda, antes de hablar o proponer soluciones, es saber escuchar.

67.- La amabilidad es el mejor condimento para los negocios y otras relaciones humanas.

68.- Toda gran transformación depende de una hoja de ruta con pequeños objetivos.

69.- Todo nace en el pensamiento: lo que creemos se convierte en nuestra profecía.

70.- La admiración y el reconocimiento son la paga extra emocional de un trabajador y de un cliente.

71.- Ser nosotros mismos, sin imitar a nadie ni querer ser nada especial, es lo que nos hace únicos.

72.- No hay mayor riqueza que trabajar en beneficio de los demás.

73.- Reconocer y potenciar esfuerzos, cualidades y valores resulta mucho más efectivo que señalar fallos, debilidades y defectos.

74.- Aceptarse tal como uno es supone un primer paso para crecer y actuar con éxito.

75.- Cada día contiene 140 minutos para soñar, trabajar y aprender: aprovéchalos sean cuales sean tus circunstancias.

76.- Ser cercano y accesible genera un tsunami de complicidad, entusiasmo y misión compartida.

77.- Una vez que alcances la cima, no te aferres a ella como si fuera un pedestal; solo debe servirte para mirar más lejos.

78.- Todos estamos de paso, todo fluye, nada permanece para siempre, salvo aquellos seres que forman parte de nosotros.

79.- Quien planta con honestidad la semilla del amor acaba obteniendo los frutos más dulces.

80.- El ser humano más rico es el que más da y el que menos necesita.