31.- Nos pueden despojar de todo menos de la capacidad de elegir nuestra propia actitud, nuestro camino, nuestro destino, sean cuales fueren las circunstancias de nuestra vida.

32.- El éxito ha de partir de de dentro hacia afuera; por eso, es antes el éxito en casa que fuera de ella. El verdadero éxito, el del triunfador auténtico siempre tiene como compañeros de viaje la honestidad y la dignidad en el vivir.

33.- La fe en lo que somos y en lo que podemos llegar a ser determina con bastante exactitud lo que seremos en la realidad. Nuestra fe y nuestra ilusión deben ir propulsadas por la pasión, esa desatada fuerza interior que pulveriza cualquier dificultad y desconoce la palabra imposible.

34.- La integridad y la honradez son siempre consecuencia de la coherencia interna, de la perfecta sincronía interior entre lo que pensamos, decimos y hacemos, y esto no es posible sin una jerarquía de valores morales, sin un orden moral objetivo que ayude a discernir el bien del mal y garantice la convivencia entre los seres humanos.

35.- Uno de los secretos del verdadero entusiasmo es hacer su aliada a la imaginación.

36.- Nuestra voluntad es poderosa gracias a los hábitos, por los cuales ejecutamos de forma casi automática aquello que hemos querido y decidido previamente. Desarrollar la voluntad consiste en contraer hábitos de querer; pero no hay hábitos de querer, no hay voluntad, no hay éxito posible sin esfuerzo.

37.- La calidad de nuestros pensamientos determina en buena medida la calidad de nuestra vida.

38.- El hombre de esperanza es una persona centrada que ha hecho del amor la razón de su existencia y encuentra su felicidad en la actitud de servicio.

39.- La espiritualidad está ahí, en lo más profundo, en la entraña del hombre.

40.- Es el momento de hablar del sentir y del actuar, de los sentimientos y de las conductas que proporcionan equilibrio y paz interior y nos convierten en personas dichosas, centradas, mentalmente sanas y llenas de esperanza y de alegría de vivir. El gozo interior y la fortaleza de espíritu, que surgen de la convicción de sentirse útil, camino y caminante, al descubrir que es posible la felicidad en la tierra, si la compartimos con los demás, vivimos para amar y nos hacemos luz para que la estela que dejamos a nuestro paso
por la vida sea de amor y de esperanza.

41.- El mundo de los valores constituye la puerta de entrada al mundo de la trascendencia, puesto que los valores pueden hacer referencia a una realidad metaempírica (realidad no verificable ni por los sentidos ni por la lógica de la razón)

42.- El gozo intelectual equivale a sentirse contentos por haber satisfecho las exigencias de sabiduría que acompañan al ser racional. Es una paz que se apodera del espíritu y lo libera de las tensiones que las aspiraciones no satisfechas producen al alma.

43.- La gratitud es un valor que no sólo transciende la vida del hombre que da y recibe, contribuyendo a que alcance un mayor grado de madurez y enriquecimiento personal, sino que hace más pacífica, grata y llevadera la convivencia humana.

44.- El poder del pensamiento es incalculable. Nuestra mente es una potentísima y mágica lente de infinitos aumentos y posibilidades. Si la centramos sobre lo bueno, lo aumenta y fomenta; pero, si la centramos sobre lo malo, también lo fomenta y multiplica. Conscientes de este inmenso poder que todos poseemos, cada uno debe concentrar toda su potencia mental sobre la bondad y las acciones meritorias de los demás, para aumentarlas y multiplicarlas sin medida.

45.- Reconocerse es saber que existen las luces y las sombras, las cumbres y los valles; las vegas feraces y los desiertos, y que este contraste se encuentra en nuestro propio paisaje interior mientras caminamos a nuestra tierra de promisión, hacia nuestra realización como personas auténticas, coherentes e íntegras.

Próximos Eventos

Contacto

¿Cómo ponerse en contacto con Bernabé para consulta privada y conferencias?
Si quieres pedir cita para su consulta privada debes hacerlo a través de:
Teléfono: 91 324 97 97
Fax: 91 320 79 19